lunes, 10 de noviembre de 2008

El niño de 8 años que asesinó a dos hombres comparece hoy ante una corte

“De niño era yo todo amor, alguien en nombre de su amor desarraigo el mío” (Abel Desestress)

El padre del niño habría consultado con el cura de la familia si debía enseñarle al pequeño a usar armas
.El hombre que fue asesinado a tiros, presuntamente por su hijo de 8 años, había consultado con un cura católico si el menor debía portar armas, y le había enseñado a usar un rifle, afirmó el sacerdote.
El padre del chico, Vincent Romero, de 29 años, provenía de una familia de cazadores y quería que su hijo no le temiera a las armas de fuego, afirmó el cura John Paul Sauter de la Iglesia Católica Saint Johns. La madrastra del pequeño había recomendado que tuviera un rifle pequeño de aire comprimido, afirmó el sacerdote.
Romero le enseñó a su hijo cómo usar un rifle para matar perritos de la pradera, dijo Sauter. La policía informó que el miércoles, el chico usó un rifle calibre 22 para matar a su padre y a otro hombre, Timothy Romans, de 39 años.
El padre no reveló cuál fue su consejo para la pareja pero afirmó el sábado que el niño “era demasiado pequeño”.
“No creo que esa criatura sepa lo que hizo y fue algo brutal”, agregó.
Las autoridades en este pequeño poblado del este de Arizona tratan de determinar si el menor fue sometido a algún tipo de abuso. Mientras que un magistrado ordenó una evaluación psicológica del menor.
“No estoy acusando a nadie en estos momentos. Pero ciertamente vamos a considerar la cuestión del abuso. Tiene ocho años. Simplemente no decidió que iba a matar a su padre y al amigo de este sin razón alguna. Algo lo llevó a esto”, indicó.
El padre del niño y su madrastra se habían casado en septiembre, dijo Sauter, que ofició la ceremonia. Romero tenía la custodia total del pequeño. La madre del niño lo había visitado desde Misisipí la semana anterior y volvió a Arizona tras los asesinatos, afirmó el fiscal del condado de Apache, Brad Carlyon.
El niño enfrenta dos cargos de homicidio con premeditación, pero no actuó impulsivamente, dijo el jefe de policía Roy Melnick. Las leyes del estado de Arizona consideran que pueden presentarse cargos contra toda persona mayor de ocho años.
La policía busca que el niño sea juzgado como un adulto, dijo Melnick, aunque reconoció que es poco probable que un juez acceda a ello. Si es procesado como menor de edad, el muchacho sería enviado a un centro de detención juvenil hasta que cumpla los 18 años.