miércoles, 28 de enero de 2009

Encuentran un planeta que gana 700 grados en seis horas

“Un mundo de genios a la deriva, no lo sabemos y lo somos” (Abel Desestress)
Un viaje a bordo de HD 80606 sería una de las experiencias más salvajes que se pueden vivir en cualquiera de los planetas conocidos. Con una órbita extremadamente excéntrica, en sus cuatro meses de periplo de translación, este exoplaneta se desplaza desde las regiones habitables de su sistema solar hasta la zona más próxima a su estrella. Cuando se encuentra más alejada, la distancia entre HD 80606b y su estrella es similar a la que separa la Tierra del Sol. En la posición más cercana, está a un 3% de esa distancia.
Un artículo publicado hoy en Nature afirma que cuando HD 80606 se encuentra en este punto, la temperatura del hemisferio iluminado sufre un incremento de temperatura inaudito. En solo seis horas pasa de los 527 grados hasta alcanzar 1.227.
La excentricidad de su órbita es similar a la que sigue el cometa Halley en el Sistema Solar
Los efectos de una órbita tan peculiar no solo se notan en el brusco cambio de temperatura. Un visitante sobre la superficie de este planeta, en la estación en que se acerca a su astro, vería cómo la estrella crece desde un tamaño como el del Sol hasta parecer 900 veces más grande en sólo unos días. En ese tiempo, la temperatura se incrementaría desde unos 100 grados hasta los 1.700 y es probable que en esos momentos surja de este planeta una cola como la de un cometa. De hecho, la excentricidad de su órbita es similar a la que sigue el cometa Halley en el Sistema Solar.
Situado a 190 años luz de la Tierra, en la constelación de la Osa Mayor, HD80606b es un gigante gaseoso tres veces más masivo que Júpiter. Fue descubierto en 2001 por un equipo que dirigían Michel Mayor y Didier Queloz, los descubridores, en 1995, del primer planeta extrasolar.