lunes, 21 de septiembre de 2009

"Triángulo de las Bermudas"

¿Fin del misterio de las Bermudas?

Aviones Avenger similares a los desaparecidos en 1945

Cinco aviones de la fuerza aérea estadounidense desaparecieron en 1945.

Si pudieran escoger, muchas personas probablemente optarían por evitar pasar por el "Triángulo de las Bermudas", un área misteriosa del Océano Atlántico ubicada en las aguas entre las islas Bermudas, Puerto Rico y Fort Lauderdale, Florida, a la que se le atribuye la supuesta desaparición de barcos y aviones.

Pero ¿realmente no se pueden explicar las desapariciones en el Triángulo de las Bermudas? ¿Es el denominado "cementerio del Atlántico" sólo un mito?

El periodista Tom Mangold investigó los hechos y trató de buscar la verdad.

¿Misterio?

Según Mangold, el enigma que rodea al Triángulo de las Bermudas surgió de manera accidental en la década de 1950, cuando no había mucha televisión ni se podían llevar películas a casa y la influencia de las revistas eran muy poderosas, especialmente en Estados Unidos.

Mangold le explicó a la BBC que en ese país había revistas pulp, nombre con el que se conoce al tipo de publicaciones populares especializadas en el relato y la historieta que se imprimían en papel pulpa, rústico y amarillento.

"Lo cierto es que algunos periodistas –que no eran famosos por su precisión- recopilaron informaciones sobre la desaparición de algunas embarcaciones y aeronaves en un área amplia del Océano Atlántico y expusieron dudas sobre las razones esgrimidas para justificar esas desaparaciones. Así nació el mito que se convirtió en un misterio", relató Mangold.

Algunos periodistas –que no eran famosos por su precisión- recopilaron informaciones sobre la desaparición de algunas embarcaciones y aeronaves en un área amplia del Océano Atlántico y expusieron dudas sobre las razones esgrimidas para justificar esas desaparaciones.

Tom Mangold, periodista

Mangold investigó seis de las desapariciones más misteriosas e inexplicables ocurridas en el "Triángulo del Diablo" con la ayuda de la ciencia moderna, aplicando la lógica y utilizando entrevistas con fuentes primarias para intentar buscar una explicación a lo sucedido.

"No voy a ser tan arrogante como para decir que hemos resuelto el misterio, pero hemos llegado muy cerca de una solución", dijo en diálogo con la BBC.

Sin explicación

Entre los casos investigados se encuentra el de la desaparición en 1948 de un avión cuatrimotor Avro Tudor IV de la línea aérea British South American Airways (BSAA). La aeronave, el "Star Tiger", cubría la ruta Bermuda-Kingston. El avión sencillamente desapareció a más de 6.000 metros de altitud.

Nunca fueron hallados ni cuerpos ni restos de la nave.

La investigación oficial de la desaparación decía: "Nunca se nos había presentado un problema más desconcertante".

"Nosotros estamos razonablemente satisfechos con la explicación de que el calentador del avión explotó provocando un daño inmediato y catastrófico. Las razones por las cuales no se encontraron restos de la aeronave están vinculadas al hecho de que las corrientes son muy fuertes, los tiburones se comen los cuerpos y todo lo demás se hunde hasta el fondo del mar. Así que hubo una explicación lógica para lo sucedido, como también la hubo para otros casos que investigamos", dijo el periodista.

Océano

¿Mito o realidad?

Casi un año después de la desaparición del "Star Tiger" otro Avro Tudor IV que también pertenecía a BSAA desapareció entre Bermuda y Jamaica.

Exactamente una hora después de despegar de Bermudas el 17 de enero de 1949, el piloto del "Star Ariel" envió una comunicación rutinaria sobre su posición. Pero entonces el avión desapareció sin dejar huellas a unos 5.846 metros de altura.

Según los expertos, esta situación tendría que haber sido el resultado de una catástrofe.

A esa altura no era posible que faltara combustible, el informe del tiempo era bueno, y se había descartado que fuera un error del piloto.

Pero la culpa la pudo haber tenido el mal diseño del avión, según dijo Don Mackintosh, ex piloto del Tudor Iv de la BSAA. Su principal sospecha es que el calentador de la cabina estaba justo debajo del asiento del copiloto.

Explicación lógica

Tom Mangold señaló que seguramente existe una explicación lógica para todas las desapariciones.

Sin embargo, el periodista reconoció que existen informes de eventos ocurridos que aún no tienen explicación y que por razones técnicas no pueden ser investigados.

"Hablé con un pescador que me dijo que estuvo pescando un día a las 3:00 a.m. cuando de repente todo el cielo se alumbró completamente por aproximadamente 20 segundos", señaló Mangold.

"Yo me inclino a creer lo que él me dijo y aunque no sé lo que pasó, parte de la respuesta puede estar relacionada con el hecho de que había una base submarina secreta llamada Ortex, no muy lejos de Bermuda”.

"Creo que durante la Guerra Fría,los rusos estaban tratando de investigar qué era lo que estaba pasando y por eso se escuchaban todo tipo de silbatos, explosiones y se veían luces de todo tipo, que podrían explicar las anomalías registradas", concluyó.


“¡¡Animo!! No habrá una cuarta guerra mundial” (Abel Desestress)