miércoles, 6 de febrero de 2008

ATENCION, ESTUDIANTES ANALIZEN ESTA NOTA. Niño de quince mató a sus padres y hermanos.


Después de leer esta noticia, quizás comprenderán porque necesitamos UNA NUEVA EDUCACION. Nuestra base educativa social ha fracaso, por ello la civilización es inexistente. Nos comportamos peor que los animales. Procuremos estudiantes, entender la necesidad de replantear nuevos principios de educación y de guía moral, para nosotros mismos para nuestros hijos. Será una lucha fuerte y solitaria, peo cada quien en su casa, debe hacer lo suyo.
TU PUEDES!!

La noticia dice:
mató a sus padres cuando dormían

Estados Unidos. La policía dice que un boy scout de quince años acusado del homicidio de sus padres y dos hermanos menores, les disparó mientras dormían, y volvió un día después tras matar el tiempo con unos amigos para simular que descubría a su familia asesinada.
El lunes el juez negó la fianza para Nicholas Browning, aunque su abogado recurrió a su historial académico y a la ausencia de antecedentes criminales cuando argumentó por una fianza de un millón de dólares.
"No creo que lo hayan siquiera suspendido de la escuela", dijo el abogado Steve Silverman. "Francamente, es escandaloso".
Funcionarios policiales creen que el adolescente mató a su padre, madre y hermanos con una de las armas del padre, y luego arrojó esta entre unos matorrales y escapó.
Según las autoridades, un grupo de amigos dejaron a Nicholas en casa el domingo, y salió de ella poco después diciendo que había encontrado el cuerpo de su padre en el suelo. Entonces llamó al 911.
"Alguien llamó al 911 para decir que había encontrado a un hombre de 45 años tendido en el sillón con sangre en la nariz. Y que no estaba respirando", dice la acusación.
Poco antes de las cinco de la mañana, un grupo de agentes encontró el cuerpo del padre de Nicholas en el suelo en la planta baja y el de su madre y hermanos en los dormitorios de la primera planta. También encontraron el arma. Las víctimas son John, 45; Tamara, 44; Gregory, 13; y Benjamin, 11.
La policía dijo que Nicholas confesó el mismo domingo y fue acusado como adulto de homicidio en primer grado. Nicholas fue enviado al Centro de Detención del condado de Baltimore, en Towson, a la sección especial para delincuentes juveniles.
Nicholas no se llevaba bien con su padre, dijo la policía en un comunicado de prensa, pero los detectives no ofrecieron otros detalles. En la casa no había signos de resistencia, dijo la policía.
Silverman dijo que había sido solicitado por el adolescente, que se contactó con su despacho el domingo. Pidió a la gente no apresurarse a sacar conclusiones sobre su defendido, observando que Browning había negado repetidas veces haber asesinado a su familia durante el interrogatorio de horas antes de su confesión.
Silverman observó que Nicholas era un buen alumno en la Escuela Secundaria Dulaney, una de las mejores del país. Jugaba golf y lacrosse y le gustaba esquiar.
Nichollas, alto y desgarbado, quería llegar a ser un Eagle Scout, y había construido un jardín de oración en su iglesia para cumplir con uno de los requisitos.
John Browning, abogado inmobiliario, había trabajado en el bufete más antiguo del condado de Baltimore durante casi veinte años. Era jefe de exploradores y participaba en la iglesia de su comunidad.
Browning organizaba campamentos y expediciones de escalamiento de alpinismo y rafting para su tropa de boy scouts. La familia también organizaba reuniones de padres de scouts en su casa.
"John era un hombre maravilloso. Él y su esposa, Tammy, estaban muy enamorados. Eran padres cariñosos y preocupados por sus hijos", dijo el socio de John en una declaración. "John también era un hombre de fe. Y le encantaba la vida al aire libre".
Los asesinatos provocaron estupor entre los colegas, conocidos y vecinos del tranquilo vecindario suburbano de Baltimore. Alguien colgó un pequeño crucifijo plateado en el buzón de correo de la casa estilo finca de medio millón de dólares de los Browning.
Jennifer Welsh, que vive al otro lado de la calle de la familia y cuyo hijo jugaba lacrosse con Nicholas, describió a este último como "un joven normal muy amable y muy educado".
Dijo que su hijo estaba muy afectado y confundido por los asesinatos. "No deja de preguntarse ¿por qué?, ¿cómo? Está tratando de entender todo este asunto".
Sobre Nicholas, Welsh dijo: "Nadie sabe lo que pasa en su cabeza y supongo que nunca lo sabremos".
El condado tuvo 37 homicidios el año pasado, en comparación con 282 en el cercano Baltimore. Toohey dijo que no habían ocurrido incidente similares en la zona desde 1995, cuando un hombre mató a su mujer y tres hijos antes de suicidarse.